aceptar Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.
El Smart balance es un monopatín con ruedas que se desliza mediante un mecanismo eléctrico. Para desplazarse harás tuya la ley del mínimo esfuerzo y, para colmo, la diversión está garantizada.
La seguridad es algo primordial para garantizar que nuestros seres queridos estén bien y se encuentren totalmente protegidos. Las preocupaciones son constantes y en el día a día hay que superar ciertos obstáculos y tomar decisiones que afectarán de una u otra forma a nuestra familia.
Elegir un regalo original a veces no resulta tarea fácil, aunque en el caso de los más pequeños suele ser más sencillo porque lo suelen tener bastante claro y aportan multitud de ideas para hacer realidad sus deseos.
Los adultos soñamos con el vehículo perfecto, un coche de lujo con el que poder presumir de camino al trabajo o al recoger a nuestros hijos del colegio, pero no todo el mundo se puede permitir algo así.
Tanto los padres, como los familiares o los amigos de la familia somos responsables de la educación de nuestros hijos. Sabemos que hay muchísimos obstáculos que tenemos que superar y miles de preocupaciones diarias por nuestros seres más queridos.
Como decía aquel, las palabras se las lleva el viento, lo que el viento ni un tornado pueden llevarse son los hechos. En ChiquiCar somos expertos en coches para niños y nos enorgullecemos de ello.
El funcionamiento de los patines eléctricos Smart Balance puede parecer mucho más complicado de lo que realmente es. Vamos a ir paso a paso para que no os quepa ninguna duda a la hora de subiros por primera vez en unos de nuestros Smart Balance Wheel. Como en todo aprendizaje lo primero es estar relajado y no querer hacer más de lo que debemos, paso a paso.
Los tiempos han cambiado mucho. Al hablar de vehículos para niños ya no solo debemos conformarnos con los clásicos vehículos de pedales como las bicicletas o los triciclos. O aquellos socorridos y maravillosos patinetes con los que teníamos que echar pie a tierra para empujar endemoniadamente. No nos olvidemos de los patines de toda la vida, ya fuesen los de 4 ruedas o los más modernos en linea.